• -2,54 €

ALGOFEN * 24CPR RIV 200MG

023766037
caracteristicas:


Indicado en caso de dolor de cabeza, dolor de muelas y dolor menstrual.


Indicado en caso de neuralgias y dolores articulares.


Medicamento de venta libre deducible.


A partir de los 12 años.


















info_outline Más información
Final Price 5,96
Precio regular 8,50 €
Ahorre 2,54 €
7giorni
check_circle Prenotabile
Cantidad

 

Pagos convenientes y seguros

 

Envío en 48h. GRATIS en Italia a partir de 39,90 €

 

Devoluciones rápidas y 14 días para pensar de nuevo

 

90 años de experiencia farmacéutica a su servicio

100% secure payments
Valoración Total Valoración Total:

0 1 2 3 4
0/5 - 0 Votos

Vea la clasificación
0 1 2 3 4 0
0 1 2 3 0 0
0 1 2 0 1 0
0 1 0 1 2 0
0 0 1 2 3 0

  Añadir Comentarios Ver Comentarios Ver Comentarios
Pinterest


<b>15</b> Acquistando questo prodotto accumulerai 20 punti con il nostro programma fedeltà. Puoi convertire 20 punti nel tuo account in un buono per un acquisto futuro.

023766037

ALGOFEN * 24CPR RIV 200MG

Indicaciones terapeuticas

Dolor de diverso origen y naturaleza (dolor de cabeza, dolor de muelas, neuralgia, dolor osteoarticular y muscular, dolor menstrual).

Posología y método de uso.

Dosis. Adultos y niños mayores de 12 años: 1-2 comprimidos recubiertos 2-3 veces al día. No exceda la dosis de 6 comprimidos recubiertos al día. No exceda las dosis recomendadas: en particular, los pacientes de edad avanzada deben seguir las dosis mínimas indicadas anteriormente. Las reacciones adversas pueden minimizarse utilizando la dosis eficaz más baja durante el tratamiento más breve posible necesario para controlar los síntomas (ver sección 4.4). Método de administración: Es aconsejable tomar el medicamento con el estómago lleno. Si el uso del medicamento es necesario durante más de 3 días en adolescentes, o en el caso de empeoramiento de los síntomas, se debe consultar al médico.

Contraindicaciones

• Hipersensibilidad al principio activo oa alguno de los excipientes incluidos en la sección 6.1; • Personas con hipersensibilidad al ácido acetilsalicílico u otros analgésicos, antipiréticos, antiinflamatorios no esteroideos (AINE), especialmente cuando la hipersensibilidad se asocia con poliposis nasal y asma, y se presenta con broncoespasmo, urticaria o rinitis aguda (ver también párrafo 4.4); • No administrar a menores de 12 años; • Úlcera péptica grave o activa (ver sección 4.4); • Historial de hemorragia o perforación gastrointestinal relacionada con tratamientos activos previos o historial de úlcera péptica / hemorragia recurrente (dos o más episodios distintos de ulceración o sangrado comprobados); • Trastornos hematopoyéticos de origen desconocido; • Hemorragia cerebrovascular o de otro tipo; • Trastornos que provocan una mayor tendencia a sangrar; • insuficiencia renal o hepática grave (ver sección 4.4); • Deshidratación severa (causada por vómitos, diarrea o ingesta insuficiente de líquidos); • Tercer trimestre del embarazo (ver sección 4.6); • Insuficiencia cardíaca grave (clase IV de la NYHA).

Efectos secundarios

Los eventos adversos observados con más frecuencia son de naturaleza gastrointestinal. Pueden producirse úlceras pépticas, perforación gastrointestinal o hemorragia, en ocasiones mortales, especialmente en pacientes de edad avanzada (ver sección 4.4). Los efectos secundarios dependen principalmente de la dosis y pueden variar de un paciente a otro. En particular, el riesgo de hemorragia gastrointestinal depende de la dosis y de la duración del tratamiento. Se han notificado náuseas, vómitos, diarrea, flatulencia, estreñimiento, dispepsia, dolor abdominal, melena, hematemesis, estomatitis ulcerosa, exacerbación de la colitis y enfermedad de Crohn tras la administración de ALGOFEN (ver sección 4.4). La gastritis se observó con menos frecuencia. Se han notificado casos de edema, hipertensión e insuficiencia cardíaca en asociación con el tratamiento con AINE. Reacciones ampollosas que incluyen el síndrome de Stevens-Johnson y la necrólisis epidérmica tóxica (muy raramente). Los estudios clínicos sugieren que el uso de ibuprofeno, especialmente a dosis altas (2400 mg / día), puede estar asociado con un aumento moderado del riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ejemplo, infarto de miocardio o accidente cerebrovascular) (ver sección 4.4). Algunas de las reacciones adversas enumeradas a continuación son menos frecuentes cuando la dosis diaria máxima es de 1200 mg en comparación con la terapia de dosis alta en pacientes reumáticos. Las reacciones adversas se enumeran a continuación por sistema de clasificación de órganos y frecuencia. Las frecuencias se definen como: muy frecuentes (≥ 1/10); Frecuentes (≥1 / 100, Infecciones e infestaciones. Muy raras: Empeoramiento de la inflamación asociada con la infección (p. ej. desarrollo de fascitis necrotizante) descrita junto con el uso de antiinflamatorios no esteroides. ¹ Trastornos del sistema sanguíneo y linfático. Muy raras: trombocitopenia, anemia, leucopenia, pancitopenia, agranulocitosis². Trastornos del sistema inmunológico. Poco frecuentes: reacciones de hipersensibilidad, que incluyen erupción cutánea, urticaria, prurito, púrpura y ataques de asma (a veces con hipotensión) (ver sección 4.4). Raras: síndrome de lupus eritematoso. Muy raras: reacción anafiláctica, angioedema. Desórdenes psiquiátricos. Raras: depresión, confusión, alucinaciones, reacciones psicóticas. Trastornos del sistema nervioso. Frecuentes: dolor de cabeza (ver sección 4.4), somnolencia, mareos, fatiga, agitación, mareos, insomnio, irritabilidad; Poco frecuentes: parestesia; Raras: meningitis aséptica³ (ver sección 4.4). Trastornos oculares. Frecuentes: alteraciones visuales. 5; Raras: ambliopía. Trastornos del oído y del laberinto. Raras: Acúfenos, discapacidad auditiva. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos. Poco frecuentes: broncoespasmo, rinitis. Patologías cardíacas. Muy raras: palpitaciones, insuficiencia cardíaca (ver sección 4.4), infarto de miocardio, edema agudo de pulmón, edema (ver sección 4.4). Patologías vasculares. Muy raro: Hipertensión (ver sección 4.4). Desórdenes gastrointestinales. Muy frecuentes: trastornos gastrointestinales, como pirosis, dispepsia, dolor abdominal, náuseas, vómitos, flatulencia, diarrea, estreñimiento. Frecuentes: úlceras gastrointestinales, a veces con hemorragia y perforación (ver sección 4.4), pérdida de sangre oculta que puede provocar anemia. , melena, hematemesis, estomatitis ulcerosa, colitis, exacerbación de enfermedades inflamatorias del intestino, complicaciones de divertículos colónicos (perforación, fístula); Poco común: Gastritis; Raras: empeoramiento de la colitis y la enfermedad de Crohn (ver sección 4.4); Muy raras: esofagitis, pancreatitis, estrechamiento intestinal. Trastornos hepatobiliares. Poco común: Hepatitis, ictericia, deterioro de la función hepática; Muy raras: pruebas de función hepática anormales, hepatitis aguda, daño hepático4 especialmente en uso prolongado, insuficiencia hepática. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo. Común: Erupción; Poco frecuentes: prurito, púrpura, reacción de fotosensibilidad; Muy raras: formas graves de reacciones cutáneas (eritema multiforme, dermatitis exfoliativa, reacciones ampollosas, incluido el síndrome de Steven-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica, alopecia, fascitis necrotizante (ver sección 4.4). Pueden producirse infecciones cutáneas graves con complicaciones de tejidos blandos durante varicela; Frecuencia no conocida: reacción farmacológica con eosinofilia y síntomas sistémicos (síndrome DRESS), pustulosis exantemática generalizada aguda (PEAG). Trastornos renales y urinarios. Poco común: Desarrollo de edema, especialmente en pacientes con hipertensión arterial o insuficiencia renal, síndrome nefrótico, nefritis intersticial que puede estar asociada con insuficiencia renal. 6; Raras: insuficiencia renal, daño del tejido renal (necrosis papilar4), aumento de la concentración sérica de ácido úrico. Trastornos del aparato reproductor y de la mama. Muy raras: alteraciones menstruales. Pruebas de diagnóstico. Raras: aumento de nitrógeno ureico, transaminasas y fosfatasa alcalina, disminución de los valores de hemoglobina y hematocrito, inhibición de la agregación plaquetaria, prolongación del tiempo de hemorragia, disminución del calcio sérico, aumento del ácido úrico. ¹ Esto probablemente esté relacionado con el mecanismo de acción de los fármacos antiinflamatorios no esteroideos. Si aparecen signos de infección durante el tratamiento con ibuprofeno o si se observa un empeoramiento de la infección, se recomienda al paciente que busque atención médica sin demora. Por lo tanto, debe evaluarse si existe la necesidad de una terapia antiinfecciosa / antibiótica. ² Los primeros signos son: fiebre, dolor de garganta, úlceras superficiales en la boca, síntomas similares a los de la gripe, fatiga intensa, hematomas y hemorragias inexplicables. Estas discrasias sanguíneas pueden aparecer especialmente después del uso prolongado de dosis altas. En el tratamiento a largo plazo, los análisis de sangre deben realizarse de forma gradual (ver sección 4.4). ³ Los primeros síntomas son: tensión en el cuello, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, fiebre, desorientación o enturbiamiento del conocimiento. Los pacientes con trastornos autoinmunitarios (lupus eritematoso sistémico, enfermedad mixta del tejido conectivo) parecen estar predispuestos (ver sección 4.4). 4 Particularmente en terapia a largo plazo. 5Se han observado trastornos oculares reversibles, como ambliopía tóxica, visión borrosa y cambios en la percepción del color. En caso de estas reacciones, se debe suspender el ibuprofeno. 6Pueden producirse diversos grados de insuficiencia renal, especialmente con el uso prolongado de dosis altas. El empeoramiento repentino de la función renal también puede estar asociado con una reacción de hipersensibilidad generalizada. Notificación de sospechas de reacciones adversas. La notificación de sospechas de reacciones adversas que se produzcan después de la autorización del medicamento es importante, ya que permite un seguimiento continuo de la relación beneficio / riesgo del medicamento. Se invita a los profesionales sanitarios a notificar cualquier sospecha de reacciones adversas a través del sistema nacional de notificación en: https://www.aifa.gov.it/content/segnalazioni-reazioni-avverse.

Advertencias especiales

Después de tres días de tratamiento sin resultados apreciables, consulte a su médico. En pacientes asmáticos, el producto debe usarse con precaución consultando a su médico antes de tomar el producto. Debe evitarse el uso de ALGOFEN concomitantemente con AINE, incluidos los inhibidores selectivos de la COX-2 (ver sección 4.5). Los efectos indeseables se pueden minimizar utilizando la dosis efectiva más baja durante la menor duración posible del tratamiento necesario para controlar los síntomas (ver más adelante los riesgos gastrointestinales y cardiovasculares). Al igual que otros AINE, el ibuprofeno puede enmascarar los signos y síntomas de infección debido a sus propiedades farmacodinámicas. Personas mayores: Los pacientes de edad avanzada tienen una mayor frecuencia de reacciones adversas a los AINE, especialmente hemorragia y perforación gastrointestinal, que pueden ser mortales (ver sección 4.2). Efectos cardiovasculares y cerebrovasculares. Los estudios clínicos sugieren que el uso de ibuprofeno, especialmente en dosis altas (2400 mg / día) puede estar asociado con un aumento moderado del riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ejemplo, infarto de miocardio o accidente cerebrovascular). En general, los estudios epidemiológicos no sugieren que dosis bajas de ibuprofeno (p. Ej., ≤ 1200 mg / día) estén asociadas con un mayor riesgo de episodios trombóticos arteriales. Los pacientes con hipertensión no controlada, insuficiencia cardíaca congestiva (clase II-III de la NYHA), cardiopatía isquémica establecida, enfermedad arterial periférica y / o enfermedad cerebrovascular solo deben tratarse con ibuprofeno después de una cuidadosa consideración y deben evitarse dosis altas (2400 mg / día). ). También se debe tener una cuidadosa consideración antes de iniciar el tratamiento a largo plazo en pacientes con factores de riesgo de eventos cardiovasculares (por ejemplo, hipertensión, hiperlipidemia, diabetes mellitus, tabaquismo), especialmente si se administran dosis altas (2400 mg / morir) de ibuprofeno. Se requiere precaución antes de iniciar el tratamiento en pacientes con antecedentes de hipertensión y / o insuficiencia cardíaca, ya que se han notificado casos de retención de líquidos, hipertensión y edema en asociación con el tratamiento con AINE. Efectos gastrointestinales. Hemorragia, ulceración y perforación gastrointestinales: Durante el tratamiento con todos los AINE, se han notificado hemorragias, ulceraciones y perforaciones gastrointestinales, que pueden ser mortales, en cualquier momento, con o sin síntomas de advertencia o antecedentes de acontecimientos gastrointestinales graves. Los pacientes con antecedentes de toxicidad gastrointestinal, particularmente los ancianos, deben informar cualquier síntoma gastrointestinal inusual (especialmente hemorragia gastrointestinal), particularmente en las etapas iniciales del tratamiento. En pacientes de edad avanzada y en pacientes con antecedentes de úlcera, especialmente si se complica con hemorragia o perforación (ver sección 4.3), el riesgo de hemorragia, ulceración o perforación gastrointestinal es mayor con el aumento de dosis de AINE. Estos pacientes deben iniciar el tratamiento con la dosis más baja disponible. Se debe considerar el uso concomitante de agentes protectores (misoprostol o inhibidores de la bomba de protones) para estos pacientes y también para pacientes que toman aspirina en dosis bajas u otros medicamentos que pueden aumentar el riesgo de eventos gastrointestinales (ver más abajo y la sección 4.5). Los pacientes con antecedentes de toxicidad gastrointestinal, particularmente los ancianos, deben informar cualquier síntoma gastrointestinal inusual (especialmente hemorragia gastrointestinal), particularmente en las etapas iniciales del tratamiento. Se debe tener precaución en pacientes que toman medicamentos concomitantes que pueden aumentar el riesgo de ulceración o hemorragia, como corticosteroides orales, anticoagulantes como warfarina, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o agentes antiplaquetarios como aspirina (ver sección 4.5). Cuando se produce una hemorragia o ulceración gastrointestinal en pacientes que toman ALGOFEN, se debe interrumpir el tratamiento. Los AINE deben administrarse con precaución a pacientes con antecedentes de enfermedad gastrointestinal (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn) ya que estas condiciones pueden agravarse (ver sección 4.8). Efectos hepáticos. Cuando se prescribe ibuprofeno a pacientes con insuficiencia hepática, se requiere una estrecha vigilancia médica, ya que su afección puede exacerbarse. Al igual que con otros AINE, incluido el ibuprofeno, los valores de una o más enzimas hepáticas pueden aumentar. Si se prescribe ibuprofeno durante un período prolongado de tiempo, está indicado un control regular de la función hepática como medida de precaución. Si se observa persistencia o empeoramiento de valores anormales de la función hepática, si se desarrollan signos o síntomas compatibles con el desarrollo de enfermedad hepática, o si aparecen otras manifestaciones (p. Ej., Eosinofilia, erupción cutánea), se debe interrumpir el tratamiento con ibuprofeno. Con el uso de ibuprofeno, la hepatitis puede desarrollarse sin síntomas prodrómicos. El ibuprofeno está contraindicado en insuficiencia hepática grave (ver sección 4.3). Se requiere precaución cuando se administra ibuprofeno a pacientes con porfiria hepática, ya que el fármaco podría desencadenar un ataque. Efectos renales. Dado que se han notificado casos de retención de líquidos y edema asociados con el tratamiento con AINE, incluido ibuprofeno, se requiere especial precaución en pacientes con insuficiencia cardíaca y renal, antecedentes de hipertensión, ancianos, pacientes que reciben tratamiento concomitante con diuréticos o medicamentos que pueden afectar significativamente la función renal y en aquellos pacientes con una disminución sustancial del volumen extracelular por cualquier causa, por ejemplo, antes o después de una cirugía mayor. En estos casos, cuando se administra ibuprofeno, se recomienda la monitorización de la función renal como medida de precaución. La interrupción del tratamiento suele ir seguida de un retorno al estado anterior al tratamiento. El ibuprofeno está contraindicado en insuficiencia renal o cardíaca grave (ver sección 4.3). Reacciones cutáneas graves. En raras ocasiones se han notificado reacciones cutáneas graves, algunas de ellas mortales, como dermatitis exfoliativa, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica, asociadas al uso de AINE, incluido ibuprofeno (ver sección 4.8). En las primeras etapas de la terapia, los pacientes parecen tener un mayor riesgo: el inicio de la reacción ocurre en la mayoría de los casos dentro del primer mes de tratamiento. Se ha notificado pustulosis exantemática aguda generalizada (PEAG) en relación con medicamentos que contienen ibuprofeno. Se debe suspender el tratamiento con ALGOFEN ante la primera aparición de signos y síntomas de reacciones cutáneas graves, como erupción cutánea, lesiones de las mucosas o cualquier otro signo de hipersensibilidad. Enfermedades respiratorias preexistentes. En pacientes con asma, rinitis alérgica estacional, edema de la mucosa nasal (p. Ej., Poliposis nasal), enfermedad pulmonar obstructiva crónica o infecciones crónicas del tracto respiratorio (especialmente cuando se asocian a síntomas similares a los de la rinitis alérgica), reacciones a los AINE como exacerbación. de asma, el edema de Quincke o la urticaria son más frecuentes que en otros pacientes. Se recomienda especial precaución en estos pacientes (preparados para emergencias). El ibuprofeno está contraindicado en sujetos con hipersensibilidad al ácido acetilsalicílico oa otros analgésicos, antipiréticos, antiinflamatorios no esteroideos (AINE), especialmente cuando la hipersensibilidad se asocia con poliposis nasal y asma (ver sección 4.3). Lupus eritematoso sistémico (LES) y enfermedad mixta del tejido conectivo. Puede haber un mayor riesgo de meningitis aséptica en pacientes con LES y trastornos mixtos del tejido conectivo (ver más abajo y la sección 4.8). Meningitis aséptica. Muy raramente se ha observado meningitis aséptica en pacientes tratados con ibuprofeno. Aunque es probable que esto ocurra con mayor probabilidad en pacientes con lupus eritematoso sistémico y enfermedades relacionadas del tejido conectivo, también se ha informado en personas sin una enfermedad crónica subyacente. No se recomienda el uso de ALGOFEN, como con cualquier fármaco que inhiba la síntesis de prostaglandinas y ciclooxigenasa, en mujeres que tengan la intención de quedarse embarazadas. La administración de ALGOFEN debe suspenderse en mujeres que tengan problemas de fertilidad o que estén siendo sometidas a estudios de fertilidad (ver sección 4.6). En adolescentes deshidratados existe riesgo de insuficiencia renal. ALGOFEN contiene sacarosa Los pacientes con problemas hereditarios raros de intolerancia a la fructosa, malabsorción de glucosa-galactosa o insuficiencia de sacarasa isomaltasa no deben tomar este medicamento.

Embarazo y lactancia

El embarazo: La inhibición de la síntesis de prostaglandinas puede afectar negativamente al embarazo y / o al desarrollo embrionario / fetal. Los resultados de los estudios epidemiológicos sugieren un mayor riesgo de aborto espontáneo y malformaciones cardíacas y gastrosquisis después del uso de un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas al comienzo del embarazo. El riesgo absoluto de malformaciones cardíacas aumentó en menos de 1%, hasta aproximadamente 1,5%. Se consideró que el riesgo aumentaba con la dosis y la duración del tratamiento. En animales, se ha demostrado que la administración de inhibidores de la síntesis de prostaglandinas provoca un aumento de la pérdida antes y después de la implantación y de la mortalidad embriofetal. Además, se ha informado una mayor incidencia de diversas malformaciones, incluidas malformaciones cardiovasculares, en animales que recibieron inhibidores de la síntesis de prostaglandinas durante el período organogenético. Durante el primer y segundo trimestre del embarazo, ALGOFEN no debe administrarse excepto en casos estrictamente necesarios. Si ALGOFEN es utilizado por una mujer que está intentando concebir, o durante el primer y segundo trimestre del embarazo, la dosis y la duración del tratamiento deben mantenerse lo más bajas posible. Durante el tercer trimestre del embarazo, todos los inhibidores de la síntesis de prostaglandinas pueden exponer al feto a: • Toxicidad cardiopulmonar (con cierre prematuro del conducto arterial e hipertensión pulmonar); • Disfunción renal, que puede progresar a insuficiencia renal con oligohidramnios. La madre y el recién nacido, al final del embarazo, a: • Posible prolongación del tiempo de hemorragia y efecto antiplaquetario que puede ocurrir incluso a dosis muy bajas; • Inhibición de las contracciones uterinas que resulta en un parto prolongado o retrasado. En consecuencia, ALGOFEN está contraindicado durante el tercer trimestre del embarazo. Hora de la comida: El ibuprofeno pasa a la leche materna en pequeñas cantidades. Aunque hasta la fecha no se conocen efectos indeseables en el lactante, se debe tener precaución cuando se administre ibuprofeno a una mujer lactante. Fertilidad: Existe evidencia que muestra que los medicamentos que inhiben la síntesis de ciclooxigenasa / prostaglandinas pueden causar una reducción de la fertilidad femenina por efecto sobre la ovulación. Sin embargo, este evento es reversible con la interrupción del tratamiento.

Caducidad y retención

Este medicamento no requiere condiciones especiales de conservación.

Interacciones con otras drogas

Anticoagulantes: Los AINE pueden aumentar los efectos de los anticoagulantes, como la warfarina (ver sección 4.4). Se debe tener en cuenta cualquier interacción con anticoagulantes de tipo cumarínico y, por lo tanto, los pacientes en tratamiento con dichos medicamentos deben consultar a su médico antes de tomar el producto. Agentes antiplaquetarios e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS): aumento del riesgo de hemorragia gastrointestinal (ver sección 4.4). Corticosteroides: aumento del riesgo de ulceración o hemorragia gastrointestinal (ver sección 4.4). Ácido acetilsalicílico Por lo general, no se recomienda la administración concomitante de ibuprofeno y ácido acetilsalicílico debido a la posibilidad de que aumenten los efectos secundarios. Los datos experimentales sugieren que el ibuprofeno puede inhibir competitivamente el efecto del ácido acetilsalicílico en dosis bajas sobre la agregación plaquetaria cuando los dos fármacos se administran simultáneamente. Aunque existen dudas con respecto a la extrapolación de estos datos a la situación clínica, no se puede excluir la posibilidad de que el uso regular y prolongado de ibuprofeno pueda reducir el efecto cardioprotector del ácido acetilsalicílico en dosis bajas. No se considera probable que se produzcan efectos clínicos relevantes tras el uso ocasional de ibuprofeno (ver sección 5.1). Otros AINE, incluidos los inhibidores selectivos de COX-2: Evite el uso concomitante de dos o más AINE ya que esto conduce a un mayor riesgo de efectos adversos (ver sección 4.4). Litio: el ibuprofeno puede aumentar las concentraciones plasmáticas de litio debido a la reducción de la eliminación de este último. Por tanto, se recomienda la monitorización de los niveles séricos de litio. Glucósidos cardíacos: El ibuprofeno, como otros AINE, puede exacerbar la insuficiencia cardíaca, reducir la tasa de filtración glomerular (TFG) y aumentar las concentraciones plasmáticas de glucósidos. Por tanto, se recomienda la monitorización de los niveles séricos de glucósidos. Diuréticos, inhibidores de la ECA y antagonistas de la angiotensina II: Los AINE pueden reducir el efecto de los diuréticos y otros fármacos antihipertensivos. En algunos pacientes con insuficiencia renal (por ejemplo, pacientes deshidratados o pacientes de edad avanzada con insuficiencia renal), la administración concomitante de un inhibidor de la ECA o un antagonista de la angiotensina II y agentes que inhiben el sistema ciclooxigenasa puede provocar mayor deterioro de la función renal, incluida la posible insuficiencia renal aguda, generalmente reversible. Estas interacciones deben considerarse en pacientes que toman ALGOFEN de forma concomitante con inhibidores de la ECA o antagonistas de la angiotensina II. Por tanto, la combinación debe administrarse con precaución, especialmente en pacientes de edad avanzada. Los pacientes deben estar adecuadamente hidratados y se debe considerar la monitorización de la función renal después de iniciar el tratamiento concomitante. Sulfonilureas: Los AINE pueden potenciar el efecto de las sulfonilureas. Se han notificado casos raros de hipoglucemia en pacientes tratados con sulfonilureas que toman ibuprofeno. Metotrexato: Los AINE pueden reducir el aclaramiento de metotrexato mediante la inhibición de la secreción tubular. La administración de ibuprofeno 24 horas antes o después de la administración de metotrexato puede provocar un aumento de la concentración de metotrexato y un aumento de su efecto tóxico. Por tanto, debe evitarse el uso concomitante de AINE y dosis elevadas de metotrexato. Si es necesaria la administración concomitante, se debe vigilar cuidadosamente al paciente para detectar toxicidad, especialmente mielosupresión y toxicidad gastrointestinal. Además, también se debe considerar el riesgo potencial de interacciones en el tratamiento con metotrexato a dosis bajas (ciclosporina y tacrolimus: el riesgo de un efecto nefrotóxico debido a ciclosporina y tacrolimus debido a la síntesis reducida de prostaglandinas en el riñón aumenta con Administración concomitante de algunos medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, incluido ibuprofeno. Por lo tanto, el ibuprofeno debe administrarse en dosis más bajas que las utilizadas en pacientes que no toman estos agentes inmunosupresores y debe vigilarse estrechamente la función renal. Antibacterianos de fluoroquinolonas: Ha habido casos aislados de convulsiones que pueden haber sido inducidas por el uso concomitante de fluoroquinolonas y AINE. Fenitoína: cuando se usa fenitoína concomitantemente con ibuprofeno, los niveles sanguíneos de fenitoína pueden aumentar. Por tanto, se recomienda la monitorización de las concentraciones plasmáticas de fenitoína. Colestipol y colestiramina: cuando se administran concomitantemente con ibuprofeno, pueden retrasar o disminuir la absorción de este último. Por lo tanto, se recomienda administrar ibuprofeno al menos 1 hora antes o 4-6 horas después de la administración de colestipol / colestiramina. Inhibidores potentes de CYP2C9: La coadministración de ibuprofeno con agentes inhibidores de CYP2C9 (como sulfinpirazona, fluconazol y voriconazol) requiere precaución, ya que puede conducir a un aumento significativo de las concentraciones plasmáticas máximas y la exposición al ibuprofeno debido a la inhibición del metabolismo del ibuprofeno. . En un estudio con voriconazol y fluconazol (inhibidores de CYP2C9), se demostró un aumento en la exposición a S (+) - ibuprofeno de aproximadamente 80 a 100%. Por lo tanto, se debe considerar una reducción de la dosis de ibuprofeno cuando se administra concomitantemente con inhibidores potentes del CYP2C9, particularmente cuando se administran dosis altas de ibuprofeno con voriconazol o fluconazol. Zidovudina: Existe un mayor riesgo de toxicidad hematológica cuando se administra concomitantemente con AINE. Existe evidencia de un mayor riesgo de hemartrosis y hematomas en pacientes con hemofilia VIH positivos tratados concomitantemente con zidovudina e ibuprofeno. Extractos de plantas: Ginkgo Biloba puede aumentar el riesgo de hemorragia cuando se toma en combinación con AINE.

Sobredosis

Toxicidad En general, no se observaron signos y síntomas de toxicidad a dosis inferiores a 100 mg / kg en niños o adultos. Sin embargo, en algunos casos puede ser necesario un tratamiento de apoyo. Se ha observado que los niños presentan signos y síntomas de toxicidad después de la ingestión de ibuprofeno a dosis de 400 mg / kg o más. Síntomas En casos de intoxicación grave, puede producirse acidosis metabólica. La mayoría de los pacientes que han ingerido cantidades significativas de ibuprofeno experimentarán síntomas en un plazo de 4 a 6 horas. Los síntomas de sobredosis informados con más frecuencia incluyen: náuseas, vómitos, dolor abdominal, letargo y somnolencia. Los efectos sobre el sistema nervioso central (SNC) incluyen dolor de cabeza, tinnitus, mareos, convulsiones (incluidas convulsiones mioclónicas en niños), aturdimiento y pérdida del conocimiento. La prolongación del tiempo de protrombina / INR puede ocurrir en intoxicaciones graves posiblemente debido a la interferencia con las acciones de los factores de coagulación circulantes. Raras veces también se han notificado nistagmo, acidosis metabólica, hipotermia, efectos renales, hemorragia gastrointestinal, coma, apnea, cianosis, diarrea y depresión respiratoria y del SNC. Se han notificado desorientación, estado de excitación, desmayos y toxicidad cardiovascular que incluyen hipotensión, bradicardia y taquicardia. En pacientes asmáticos, es posible una exacerbación de la afección. En casos de sobredosis significativa, es posible que se presente insuficiencia renal y daño hepático. Tratamiento No existe un antídoto específico para la sobredosis de ibuprofeno. Por tanto, en caso de sobredosis, está indicado un tratamiento sintomático y de apoyo. Se presta especial atención al control de la presión arterial, el equilibrio ácido-base y cualquier sangrado gastrointestinal. Se debe considerar la administración de carbón activado dentro de la hora siguiente a la ingestión de una cantidad potencialmente tóxica. Alternativamente, se debe considerar el lavado gástrico en adultos dentro de la hora posterior a la ingestión de una sobredosis potencialmente mortal. Debe garantizarse una diuresis adecuada y deben vigilarse estrechamente las funciones renal y hepática. El paciente debe permanecer en observación durante al menos cuatro horas después de la ingestión de una cantidad potencialmente tóxica de fármaco. Cualquier aparición de convulsiones frecuentes o prolongadas debe tratarse con diazepam intravenoso. Según el estado clínico del paciente, pueden ser necesarias otras medidas de apoyo. Para obtener más información, comuníquese con su centro local de control de intoxicaciones.

Principios activos

Una tableta recubierta contiene: Principio activo: ibuprofeno 200 mg. Excipiente con efecto conocido: sacarosa. Para consultar la lista completa de excipientes, ver sección 6.1.

Excipientes

Almidón de maíz, ácido esteárico, croscarmelosa de sodio, sílice coloidal anhidra, povidona, carmelosa de sodio, goma laca, goma arábiga, dióxido de titanio, sulfato de calcio, sacarosa, cera de carnauba.

023766037

Métodos de pago

Métodos de envío

chat Comentarios (0)

Opiniones Opiniones (0)

Sobre la base de 0 Votos - 0 1 2 3 4 0/5